LOGO INSTITUCIONAL
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
EN ES

Hojas fósiles de chaperno exhibe el MUHNES como Pieza del Mes

El Ministerio de Cultura invita a conocer la pieza al visitar la institución científica ubicada al interior del Parque Saburo Hirao, al final de la calle Los Viveros, en la colonia Nicaragua.

El Museo de Historia Natural de El Salvador (MUHNES) presenta la Pieza del Mes, que en esta ocasión se trata de hojas fósiles o improntas de folíolos de chaperno o Lonchocarpus rugosus, la cual estará en exhibición hasta el 31 de marzo de 2022.  

Las muestras proceden del sitio paleontológico Subestación ETESAL-Río Tomayate, municipio de Apopa. Este yacimiento se caracteriza por los flujos piroclásticos y tobas ardientes que preservaron en su interior restos de plantas, específicamente improntas de hojas, entre las cuales se distinguen folíolos u hojitas secundarias de chaperno.

Los suelos formados por tobas ardientes y fundidas de esta zona de excavación muestran una clara evidencia de haber sido soldadas luego de haberse depositado sobre un suelo con abundante agua, que podría ser parte de un complejo de ciénagas y llanos de inundación.

De acuerdo a técnicos de paleontología del museo, es posible que durante el evento haya existido mucha humedad en el ambiente que provocó que la densidad de la nube piroclástica cambiara, al igual que la temperatura, por lo que el sedimento se consolidó como un cemento que, luego de recibir una nube de gases ardientes, se “cocinó” como si se tratase de un proceso de “horneado” y eso concentró por afinidad algunos minerales.

“Es la primera vez que en El Salvador se reportan suelos portadores de fósiles que estén compuestos por tobas ardientes y fundidas, y por minerales como el sulfato de cobre en incrustaciones tan definidas como las que se observan en este sitio”, informó el MUHNES. 

Según los estudios realizados por Baxter (1984 y 1985), estos suelos tienen una edad Pliocénica y Pleistocénica que oscila entre los 2.7 y 2.5 millones de años.

La importancia de estas piezas radica en que evidencian cómo los restos de seres vivos pueden preservarse como fósiles en materiales volcánicos.

La especie Lonchocarpus rugosus aún se encuentra en nuestros ecosistemas y es un árbol que suministra buena madera para construcción y ejes de carreta. Se distribuye desde el sur de México, Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica. En nuestro país se conoce con nombres comunes como chaperno, chapulaltapa, cincho, matalchapul y polvo de queso, entre otros.

Para conocer la Pieza del Mes, visite el MUHNES en el horario de atención de 9:00 a. m. a 4:00 p m., de miércoles a domingo.

Para el ingreso se cumple el protocolo de bioseguridad para prevenir el COVID-19, que incluye el uso permanente de mascarilla.